miércoles, 17 de noviembre de 2021

Pérdida gestacional: Consejos realistas para afrontar esta situación, o para ayudar a quien la afronte

Pérdida gestacional: Consejos realistas para afrontar esta situación, o para ayudar a quien la afronte
Tanto si has pasado por una pérdida gestacional como si no, tener herramientas para afrontar esta situación es difícil hoy día. Sobre todo, si hablamos de herramientas eficaces, serias y realistas.

Por eso, cuando Lileth me propuso hablar de esto en el blog, tras haberlo vivido ella misma, me pareció un regalo de valor incalculable por todo el esfuerzo emocional que supone, y a la vez la gran ayuda que puede ser para muchas de nosotras.

Todavía hay muchos tabús con el tema del aborto, no se habla claro por esa tendencia que tenemos en la sociedad a evitar afrontar temas relacionados con la muerte, y esto no ayuda en absoluto a las personas a vivirlo con herramientas.

Hoy vamos a aprender de primera mano estrategias para afrontar estos durísimos momentos.


Para ilustrar este post no me parecía adecuado usar fotos de bebés ni de embarazos. Así que recurro a la naturaleza y dejaré imágenes de mis paseos por la Alpujarra, que siempre resultan relajantes.


Está claro que cada pérdida es diferente y cada duelo, también lo es, pero para ponernos en contexto Lileth nos va a contar cómo fue su pérdida:

Mentiría si digo que no me resulta difícil abordar este tema. Incluso en mi vida diaria evito hablarlo con ciertas personas de mi entorno debido a la incomprensión con la que suelo encontrarme. Es una situación con la que es difícil empatizar si no lo has vivido de cerca y demasiado a menudo te intentan consolar con palabras o gestos que te hacen más daño. En los últimos años he tenido varias pérdidas gestacionales, todas entre la semana 6 y la 15.

Mi historia comienza como la de cualquier persona que quiere construir una familia: buscando un embarazo. Ese embarazo llega, se confirma y se convierte en la alegría familiar. Nada me hacía pensar que iba a salir mal pero una mañana me desperté manchando, fui a urgencias y allí me confirman que el embarazo no seguiría adelante. El ginecólogo de guardia me dio una medicación para facilitar la expulsión y pasé el resto del proceso en casa.

A los pocos meses me pasó lo mismo con un embarazo bastante más avanzado. Fue ahí cuando nos dimos cuenta de que algo fuera de lo normal estaba pasando y necesitábamos parar y hacer pruebas médicas que nos aclarasen las razones por las que estaba ocurriendo esto.

Es cierto que mi caso es especial; la mayoría de las pérdidas gestacionales ocurren en casos puntuales (generalmente en el primer embarazo) y esa mujer puede dar a luz en otro embarazo de una forma segura. Solamente si se repiten se considera necesario hacer pruebas complementarias. Sin embargo, ahí va mi consejo: si has sufrido una pérdida gestacional mira cuanto antes que todo está bien.

Pérdida gestacional: Consejos realistas para afrontar esta situación, o para ayudar a quien la afronte 02


A partir de este duro suceso, hay dos vertientes sobre las que debemos conocer mucha más información: los cuidados sanitarios físicos y los cuidados psicológicos y para afrontar el duelo.

En ese sentido, ¿qué te ayudó o qué ha aprendido para cuidar tu salud como mujer tras el aborto?

Desde el punto de vista físico es importante hacer las revisiones ginecológicas y generales que nos pauten. Comprobar mediante eco que la expulsión ha sido completa, asegurarnos mediante analíticas de que todo está bien… Llevar una alimentación adecuada es fundamental. Muchas veces se subestima el desgaste físico que supone un aborto. Debemos tener en cuenta de que los cambios hormonales son grandes en muy poco tiempo.

Respetar los tiempos es también muy importante: A veces cuando sufrimos un aborto queremos buscar un embarazo muy pronto para, de alguna forma, borrar lo ocurrido. Aunque el consejo médico suele ser que dejemos pasar un ciclo entre el aborto y la nueva búsqueda desde mi experiencia aconsejaría escuchar nuestras necesidades físicas y mentales para decidir cuándo ha llegado el momento de volverlo a intentar. No hay un momento idóneo, debes buscar el tuyo.

Como vemos, cuidados físicos y psicológicos van de la mano pero cada uno lleva un ritmo independiente. Es posible que en un par de semanas nos encontremos en plena forma física pero necesitemos de un tiempo más prolongado para digerir lo que nos ha pasado. En algunos centros de salud hay grupos de apoyo a las pérdidas gestacionales. No hay que dudar en pedir ayuda si vemos que nos hace falta.

Pérdida gestacional: Consejos realistas para afrontar esta situación, o para ayudar a quien la afronte 03


Y ahora vamos a la parte más intangible pero también más dolorosa, ¿cómo has podido ir elaborando tu duelo?

La elaboración del duelo de la pérdida gestacional es difícil y dolorosa. La vida te prepara para otro tipo de pérdidas pero esto se percibe como algo antinatural e incomprensible. En mi caso he necesitado ayuda profesional para elaborar de forma sana mi duelo. Es frecuente que una mujer ante este hecho tenga un fuerte sentimiento de culpa. Es inevitable pensar que hiciste deporte o tomaste una cerveza cuando aún no sabías que estabas encinta, que te mandaron reposo pero te levantabas para ducharte. Tendemos a buscar una razón, un culpable de esa pérdida. Y la encontramos en nosotras mismas. Esto complica la elaboración de un duelo sano.

En mi proceso de duelo el primer paso fue racionalizar la pérdida y los motivos por los que habían ocurrido, todos fuera de mi control. A partir de esto tuve que darme la libertad de validar ese dolor que llevaba dentro porque en ocasiones el mensaje que recibimos de la sociedad acerca de cómo debemos procesar esto no coincide en absoluto con nuestro paisaje interior.

La sociedad tiende a minimizar el proceso psicológico y te manda el mensaje de que la recuperación física es equivalente a la recuperación emocional así que en ocasiones nos vemos forzadas a retomar la “vida normal” antes de estar preparadas para ello.

Pérdida gestacional: Consejos realistas para afrontar esta situación, o para ayudar a quien la afronte 04


Seguro que también, como persona que ha vivido todo esto, has tenido que afrontar situaciones en las que tu entorno no sabía cómo ayudarte ¿Qué consejos darías a personas que rodean a alguien que ha tenido una pérdida gestacional?

Cualquier mujer que haya buscado con ilusión un embarazo sabe que, desde ese primer test positivo, germinan unos sentimientos fuertes de amor y protección. Cuando tiene lugar un aborto espontáneo, da igual en la semana de gestación en que haya ocurrido, el sentimiento de pérdida es fuerte, se siente la pérdida de un hijo, un proyecto de vida, una ilusión. Es inevitable preguntarte cómo hubiera sido, a quién se parecería… Y en los años venideros la fecha prevista del parto, si es que se llegó a saber, será un día especialmente doloroso. Un antiguo dicho dice que no hay nada pero que perder a un hijo salvo no haberlo conocido.

Es por esto que duele de una forma especial eso de “ya tendrás otros”. Si alguien pierde, por ejemplo, a un hermano no se nos ocurriría dar un pésame con “anímate, tienes a otro hermano más”. La persona que vive un duelo por pérdida gestacional tiene unos sentimientos muy similares a una pérdida familiar y hay que ser sensibles a ello.

Otro comentario habitual que llega a doler mucho es “mejor ahora que más adelante”. Nunca hay un momento idóneo para perder un embarazo. Lo idóneo es no perderlo. Comentarios como este o “la naturaleza es sabia” invalidan nuestros sentimientos y aumentan la culpabilidad.

Una mujer en pleno duelo por aborto espontáneo necesita comprensión, empatía y sentirse escuchada. Como cualquier otra persona que haya sufrido una pérdida.


Afrontar esta colaboración ha sido un acto de GENEROSIDAD enorme por parte de Lileth, porque aunque el duelo esté hecho, este tipo de eventos, remueven. Por eso desde este rincón te mandamos un abrazo muy fuerte, pecho con pecho y muy calentito, y te damos las gracias por tu valentía y compromiso.

Muchísimas gracias, querida Lileth.

Gracias por seguir en este viaje. 

 ¡A vivir!

29 comentarios:

  1. Este post debería ser de lectura obligada para mucha gente.
    Un abrazo para ella.

    Y otro para ti.

    ResponderEliminar
  2. Es tan complicado... Yo tuve una amenaza de aborto con Alejandra..y después un ingreso en la UCI de neonatos.. en la que me dijeron (el jefe de neuropediatria de la UCI) que se iba a quedar como un vegetal, después un par de años con tratamiento, en los que también me dijeron que era Hipotónica.
    yo no tuve una pérdida, pero aún así cualquier cosa que te puedan decir no da consuelo.. a día de hoy Alejandra es una niña como cualquier otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que tu vivencia es distinta, pero igualmente dura. La desazón, el no saber...con un bebé tan pequeño, te parte el alma. Ya veo que Alejandra no ha cumplido ningún pronóstico, leo sobre ella en tu blog y veo lo grande que está. Me alegro muchísimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué post tan bonito, tan íntimo, y tan generoso.
    Yo no he sufrido este tipod e pérdida, pero sí he conocido a mujeres que han pasado por este proceso, y realmente es complicado para todos, porque no tenemos recursos debido a que se pretende ignorar, se corre un velo como si nada hubiera pasado, y sí ha pasado.
    No voy a repetir las palabras de Lileth, ella lo ha explicado genial.
    Un abrazo enorme para ti, para ella, y para su familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, y porque como bien dices, ella es la que ha vivido esa experiencia y quienes no lo hemos hecho no podemos hacerlo mejor. También coincido contigo en que a quienes no lo hemos vivido, a veces nos faltan recursos, por eso hay que normalizar y visibilizar más estas vivencias.
      Mil besos.

      Eliminar
  4. Voy recibiendo vuestros abrazos. Reconfortan.

    ResponderEliminar
  5. Que post tan especial, me parece muy bonito que comparta esa situación y que se hable. Yo he tenido algún caso a mi alrededor y lo mejor que he podido hacer ha sido escuchar y abrazar. Creo que a veces es lo mejor que podemos hacer. Gracias a ti y a ella por hacernos llegar esta experiencia tan íntima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, por sencillo que parezca, comprensión y amor es lo mejor en estos casos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Seguro que le viene muy bien a quienes lo pasan mal porque se frustra algo con lo que estaban muy ilusionadas, personalmente no tengo nadie cercano que haya pasado por esto.

    Besos


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí y más allá de la ilusión, el vínculo es tan fuerte desde que sabes de tu embarazo, que el golpe debe ser brutal. Yo sí he tenido amigas que lo han vivido y he visto lo duro que es, no me resulta nada difícil empatizar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un tema que me tocó de llenó hace algunos años, sin duda hay que visualizar más esta situación porque en esos momentos te sientes incomprendida completamente y es una pérdida de la que nunca te llegas a recuperar del todo. Mi apoyo a la iniciativa y a todas las mamás y papás que pasen por ello.

    ResponderEliminar
  8. Un post muy especial, gracias por compartir
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo lo pasé muy mal pero gracias a mi familia lo superé pronto pero tanto el médico como las enfermeras que me atendieron ya que tuvieron que hacerme un legrado fueron muy fríos e insensibles ante la situación y por parte sanitaria no hay apoyo psicológico a la mujer en este tipo de situaciones o al menos antes no lo había.

    ResponderEliminar
  10. Yo afortunadamente no lo he sufrido, pero una compañera mía sí y sé que es muy complicado. Gracias a ti y a Lileth por este post.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Holaaaa!

    Uuuh madre mía que entrada más dura, más personal, y a la vez que necesaria y que maravilla que hayas decidido traernos este tema, y compartir la experiencia de gente que lo ha vivido.
    Estoy muy de acuerdo en que el aborto es todavía muy tabú, yo hace poco me enteré de lo común que era y la verdad es que flipé, porque no es algo que se suela comentar, no se habla de ello y creo que puede ser muy duro y que a veces compartirlo puede ayudar.
    En fin, me ha parecido super interesante y profunda la entrada, muchas gracias a Lileth por compartir sus sentimientos, espero que pueda ser de ayuda a otras personas que estén pasando por lo mismo.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  12. Cuánta generosidad.
    Gracias a ambas por esta entrada. Seguro que sirve de apoyo, segurísimo.
    Un besazo por dos.

    ResponderEliminar
  13. Tu entrada es muy explicativa pero sobre todo humana, creo que mujeres que hayan estado en tú caso te entenderán , aunque cada una lo gestiona de un modo diferente. Es una perdida de un ser que aunque no haya nacido ya se le quiere desde el momento que sabes que hay una vida que se esta gestando dentro de ti.
    Los duelos como bien dices hay que pasarlos y saber gestionarlos y, si es necesario pedir ayuda a quien pueda darnos las herramientas idóneas para no caer en una melancolía o depresión.
    Un fuerte abrazo, feliz noche.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito y penoso a la vez... la verdad que hay que ser fuertes en esos momentos, y no hacer caso a nadie... Muack

    ResponderEliminar
  15. Un post muy útil y completito. Por cierto, me encanta la ultima foto =)
    bss

    ResponderEliminar
  16. Un tema duro y que me toco vivir personalmente antes de la llegada llegada mi peque. Totalmente identificada con los sentimientos que relata y con el vaivén hormonal que supone. Y sobre todo coincido en oo poco preparados que estamos para acompañar a este proceso, quizá cuando te toca es cuando mejor entiendes lo vacío de esos comentarios, pero no estamos educados para ello. Ojalá este tipo de situaciones se hablan más para enseñar a acompañar asi como a mejorar los recursos. Porque es inevitable el que siga ocurriendo, por lo menos que sean más estudiados y acompañados. Un abrazo grande a Lileth y gracias por lo que nos ha compartido

    ResponderEliminar
  17. No dudo que debe ser un trance muy doloroso. Paz y Amor a todas las mujeres que han pasado por allí

    Isaac

    ResponderEliminar
  18. Hola Noelia!
    sin dudas esa mujer (y todas) necesita sentir apoyo y mucha empatia
    para atravesar este dificil momento. Paz, consuelo, amor y Tiempo.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  19. Hola.
    Qué netrada tan necesaria.
    Como te decía en Instagram mi madre tuvo un aborto cuando yo era bebé, y fue espantoso. Casi semuere y al final mis dos abuelas llamaron a un médico a casa que le salvó la vida. En aquella época no iban ni al hospital porque era algo de lo que se avergonzaban. Mi madre lo pasó muy mal. Ella decía que física mente se recuperó muy rápido, pero psicológicamente...Le costó. Se quedó embarazada mes y medio después, pero el embarazo de mi hermana lo vivió con miedo, sin disfrutar, y esa pena se queda siempre.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
  20. Habría que dar más visibilidad a esta realidad, que existe y es más frecuente de lo que pensamos. Ayudaría a muchas mujeres que pasan por ello y se sienten solas y perdidas y en general a todo el mundo para ser más empáticos y tener menos "boca de chancla" porque el que más y el que menos pregunta u opina y no sabe el daño que puede hacer.

    ME ha gustado muchísimo la entrada.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  21. Es superimportante cambiar como sociedad el discurso que se ofrece a quienes viven esta situación, como bien decís dejar de decir lo de "ya tendrás otro". Una vecina de mi abuela, que lo había vivido y tenía muchos hijos decía aquello de "es como te digan qué mano te molesta menos que te corten" y aunque, siempre se piensa que las mentalidades de antes eran más duras y frías, creo que se entiende bien que hay cosas que siempre duelen, aunque se expliquen con crudeza.

    Comparto esta entrada, muy necesaria en estos momentos. Gracias por subir este contenido

    Besotes

    ResponderEliminar

Más PINTURERA en INSTAGRAM