jueves, 18 de noviembre de 2021

Un jueves, un relato (III): Cambiar de sexo

Sigo participando en los jueves de relatos que, la verdad, me suponen todo un reto que me relaja y me gusta mucho. La propuesta de hoy parte de escribir en primera persona desde el punto de vista de una persona del sexo opuesto al nuestro.




Como esto lo hice la semana pasada y además, no sé hasta qué punto en realidad la propuesta se refiere más bien a aspectos de género (es decir, aspectos socio-culturales asociados a un sexo u otro solo por los caracteres sexuales primarios, por ejemplo, pensar que los chicos son más rudos y las chicas más emotivas y ese tipo de cosas) he decido mezclar ambas ideas y así, nuestro protagonista de hoy va a ser un señor que tampoco tiene muy claras las teorías del género J

¡Espero que os guste!


“Cambiar de sexo”.

Llevo trabajando en la facultad más de treinta años como profesor de Historia Medieval. He publicado 15 libros, imparto másters y doy cursos a profesores en activo, además, soy un reconocido miembro dentro de mi universidad.

Por eso me pone de los nervios que cierto sector de mi alumnado – normalmente chicas – me llamen “señoro” y me acusen de no estar al día en temas de género. Porque sí, ahora ya no puedo hablar de “sexos” cuando hago referencia a diferencias entre mujeres y hombres más allá de la obvia distinciones biológicas. Ahora debo decir “género” a todo lo que se considera socio-cultural.

¡Y si fuera solo eso! Que si el “techo de cristal”, que si el “mansplanning”, que si no se qué de un iceberg y los micromachismos…de verdad, esta juventud sabe de todo…menos de historia, que es de lo que se trata, al menos en mi caso, que me pagan por enseñarla.

Todo esto iba yo pensando una mañana camino del aula siete. Me tocaba dar clase a un grupo especialmente reivindicativo y no pensaba perder un minuto con esas discusiones absurdas. ¡El temario, que es mi biblia!

Iba tan ofuscado que no la vi venir. Debo decir que ella tendría que ir muy distraída también, y bastante nerviosa, porque me pasó todo el carro por encima.

Sí, sí, la limpiadora del ala derecha de la facultad, una señora rechoncha y canosa, que ya tenía edad casi de estar jubilada, me pegó tal empellón que caí al suelo y perdí la conciencia. Pero ojo, que ella, del impacto, se golpeó con uno de los cubos que llevaba en el carro en una sien, y cayó también cuan larga era.

Cuando desperté…no podía creer lo que me estaba pasando: parpadeé, miré al techo, me miré los pies…¡¿esos zapatos?! Llevaba sendos “crocks” (el nombre me lo sé por mi nieta), un calzado infame…pero…espera…tenía…tenía una bata y un delantal que, por cierto, me apretaba la cintura. Y me estaba entrando fresco por la zona del culo, porque las medias que llevaba, de ejecutivo, no me subían más allá de la rodilla.

Incrédulo  (“esto no puede estar pasándome a mí”, sonaba como un mantra en mi cabeza), me incorporé como pude. Justo a tiempo para ver como mi cuerpo, diligente, se dirigía al aula siete. Igual, aquella rara mañana, a los de segundo, les gustaba más mi clase.


¡Espero que te guste!

Gracias por seguir en este viaje. 

 ¡A vivir!

49 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado! Ojalá esta historia continuara porque sería un gran libro seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me hace mucha ilusión cuando me decís que os gustaría que siguiera un relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lo de cambiar de género para escribir un texto ya hay quien le ha sacado mucho provecho, Carmen Mola, tres tíos como castillos que aprovechando el éxito que la mujer está teniendo escribiendo novela negra o thriller, me parece que son unos desvergonzados.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, Emilio. Me enfadé muchísimo, con lo que a nosotras nos sigue costando ser vistas en muchos sectores...dan asco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Menuda sorpresa.
    A veces el azar abre la mente a quien lo necesita.

    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  4. Y no va a haber segunda parte?? Me he quedado con la intriga.

    Buen día!

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encanta!
    Ahora va a saber lo qe son los micromachismos y todo eso que él considera tan banal.
    Enhorabuena, un relato estupendo.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Un poquito de karma para él, jajaja
      Un abrazo, y mil gracias.

      Eliminar
  6. Me ha gustado especialmente la primera parte en la que este señor se enfrenta a un mundo que no termina de entender. Creo que hay más de una persona en su caso. Muchas veces no es maldad, sino ignorancia.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, totalmente de acuerdo, pero es que la superioridad moral es muy amiga de la ignorancia y creo que en este caso se ve claro (o eso he intentado).
      ¡Besos, guapa!

      Eliminar
  7. Creo que este relato da para más capítulos, no nos dejes con la curiosidad de saber qué pasa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me hace mucha ilusión que queráis seguir leyendo!
      Besos.

      Eliminar
  8. Pobre señor. Ahora es posible que entienda muchas cosas ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...seguro que iba a tener más ocasión, sí.
      Un abrazo, querida Cuca.

      Eliminar
  9. Al final todo sobre lo que escribes, terminará perteneciendo a la Historia . Nuevas épocas, nuevas generaciones, nuevos vocablos. Evolucionamos.

    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz jueves.
      Algunos escritos han tenido más visibilidad histórica que otros y en esa línea de denuncia va esta ficción.

      Eliminar
  10. me has cautivado, deberia de seguir escribiendo ,....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Todos los jueves, prometo relato si puedo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha encantado! Muy bien escrito, pero me he quedado con ganas de más!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra mucho leer que queréis que siga.
      Besitos.

      Eliminar
  12. Hola! me gusto mucho, escribes super bien! estoy deseando leer el relato del próximo jueves. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A ver con qué nos retan, me estimula mucho que nos pongan temas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. El profesor estaba muy centrado en sus clases, pero lo que no me queda claro o si, no sé ajjaja, es que el choque que tuvo con la señora de la limpieza le hizo cambiar de genero, o es que le robaron la ropa y se la intercambio con la señora que le arrastro hasta el suelo ...
    Un beso y a seguir ver que es lo que pasa con este buen señor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú qué crees que pasó? Lo bonito de la lectura es que cada persona la interpreta a su manera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Jaja un divertido cambio de cuerpos que quizás dure hasta el próximo golpe! Sería interesante cómo resultan ser las clases de la señora de la limpieza dentro de ese otro cuerpo! 😄 Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, qué podría pasar?! Jajaja esa es la gracia.
      Un abrazo, Mónica.

      Eliminar
  15. Me ha encantado, y merece seguir la historia del cambio de género tras chocar el carrito.

    Un placer leerte Noelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué pasará cuando este señor se enfrente a la vida de la limpiadora? Ah! Me encanta que os guste.
      Besos.

      Eliminar
  16. Me gusta mucho conocer ese profesor.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Muy peligroso andarse tropezando con la gente, podria haberse tropezado con la decana o la rectora....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro...pero el karma quiso que fuera la limpiadora ;)
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡Este cuerpo no es el mío! Debe ser un flash abrir los ojos y saber que por fuera no eres tú, que estás en las auténticas antípodas. Pero igual a la señora de la limpieza le encanta la Historia Medieval y lo gozo al máximo.
    Ciertamente, hoy en día, hay que ser un crack para entender todos los conceptos y subconceptos en esto del género y del sexo.
    un beso, Noelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Figúrate! Debe ser un shock pero la posibilidad de que te guste el cambio...está ahí, oye.
      Lo de los conceptos no es tan difícil si te informas un poco y a cambio, es muy necesario, por justicia social.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Un relato muy entretenido. La verdad es que me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Es la mejor manera de empatizar con los demás , ponernos en su lugar literalmente.
    Divertido pensar en el resto de la historia no escrita.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
  21. Siempre ingeniosa y creativa, buena historia!
    Besis

    ResponderEliminar
  22. tendré mucho cuidado cuando circule cercano a personal de limpieza, puede que en sus cubos tengan pócimas que te conviertan en lo deseado o ...lo contrario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Pobre hombre, un estilo muy Cacertado y con buen ritmo, yo lo seguiría :-)

    Un abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
  24. Vaya menra de cambiar de sexo! con accidente incluido. El pobre profesor, que no entendía más allá de sus estáticos libros. Un poco desfasado, pero ahora tal vez entienda mejor, o va e incluso le gusta el cambio. Igual es más divertido, como divertido y pedagógico es el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Me pasa como a Bea, sobre todo me encanta el comienzo. El final efectivamente pide más, más relato.

    ResponderEliminar
  26. Pobre hombre... tener que aprender todo eso a su edad, que debe ser parecida a la de la limpiadora. nos quedamos con la duda de si el cambio es temporal. Lo que aprenderá antes de llegar al aula es lo cómodo que es ese calzado.
    Besodss

    ResponderEliminar
  27. Oye, esto merece una continuación, porque pedazo de relato!! Me ha gustado muchísimo.

    Nos queda tantísimo tanto por aprender de los demás.

    Besotes

    ResponderEliminar

Más PINTURERA en INSTAGRAM