jueves, 12 de mayo de 2022

Un jueves, un relato: "El condominio"

Myriam, del blog "De amores y relaciones" nos propone esta semana escribir sobre una relación...bastante peculiar. Se trata de elaborar un relato alrededor de una comunidad de propietarios, también llamada condominio.

¡Vamos al lío!




El condominio.

Carolina miraba la pantalla de su portátil: el cursor parpadeando sobre el folio en blanco. Delante de ella, una taza de café en la que solo quedaba un poso y la mancha de su pintalabios, iba dejando una sombra cada vez más alargada sobre la mesa.

Buscó en Google para inspirarse: “El condominio, también conocido como copropiedad o comunidad de propietarios, es aquella situación en la que varias personas, sean físicas o jurídicas, son propietarios, de manera conjunta, de un determinado bien”.

- ¡Menudo coñazo! – dijo para sí, soplando hacia la izquierda su flequillo. Le habían encargado que escribiera un relato titulado así, pero nada, que no había manera. No se le ocurría nada sobre una comunidad de vecinos que tuviera el mínimo de chispa para ser leído en parte, sospechaba, por su propia experiencia nefasta con este invento moderno.

Gente liderando un cargo que no querían, tomando decisiones que no gustaban a casi nadie, deseando que se termine su periodo de presidencia para luego cederla a otra persona que tampoco querría, a la que criticaría furiosamente…

- ¡Menudo engañabobos! – volvió a mascullar, resoplando ahora pelo en dirección contraria.

Recordó su infancia, en el bloque de su abuela. Todo el día los chiquillos jugando en el patio: una patulea de críos, de todos los pisos, en una pandilla variopinta pero bien organizada. Los grandes protegían y cuidaban a los más chicos, mientras los padres y madres faenaban. 

El padre de Carlos ayudaba a Don Gonzalo – algo chocho y viudo – a rellenar sus papeles y lo acompañaba al médico. Lucía, la costurera del entresuelo, hacía cortinas preciosas con retales de cuatro duros para todo el patinillo. ¡Y qué recuerdos, las empanadillas de Marimar! Las llevaban en fiambreras (antes nadie sabía qué es eso de un “tuper”) a la playa y allí, después del primer baño, caían una detrás de otra. ¡Sabían a gloria!

Ahí no había “Ni condominio, ni condominia” (le parecía oír la voz de Doña Flora, la abuela de su amiga, mientras les preparaba a ambas sendos bocatas de leche condensada) pero sí había comunidad.


Os dejo por aquí la entrada de Myriam para que podáis ver en comentarios quién se inspira y nos ofrece otro texto con este reclamo.

Gracias por seguir en este viaje. 

 ¡A vivir!

27 comentarios:

  1. Ahí le duele, ¿Qué puñetas es eso de condominio?

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Las comunidades de vecinos darían para muchos relatos y algunos no tan divertidos como los de la serie "La que se avecina". Eso sí, ahora la gente es más individualista que antes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La vida de hoy en día es más fría.
    En mi infancia no lo era tanto.
    Los vecinos se conocían más... no sé... me gustaba más lo de antes.
    A veces pienso que en vez de avanzar, retrocedemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. películas y series.. porqué sera...

    ResponderEliminar
  5. Las reuniones de vecinos son aburridas, pero visto así la cosa se pone interesante. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Las comunidades de antaño nada tiene que ver con las de ahora , me has hecho recordar esas corralas donde las puertas de las casas se quedaban abiertas todo el día y jamas ocurría ningún agravio . La vecindad era una familia en si . Muy bueno Noeiia . Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me han encantado lo de ni condominio ni condominia,muy propio. Besos!

    ResponderEliminar
  8. Recuerdo esas comunidades en las que todos se ayudaban. La verdad es que era bonito ver la confianza que había. Ser vecinos equivalía a poder confiar en esa persona. Besos :D

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre he vivido en piso y la relación de los vecinos de antes no es como la de ahora. Con sus cosas buenas y sus cosas malas. Tu relato me ha gustado mucho porque me ha traído bonitos recuerdos de la infancia. ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Comunidad, seguro una palabra con más sentimiento que condominio ☺️. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ech living with neigbourhood is sometimes difficult

    ResponderEliminar
  12. Tu relato, Noelia, me supo a gloria de antaño. Muchas, pero muchas gracias por haberte sumado a mi convocatoria. Beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Ahora todo es diferente...también las comunidades de vecinos.
    Crecí en una calle en la que nos conocíamos todos...y se añora ese espíritu de comunidad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Ahora le buscamos nombres más "cultos" pero han perdido la esencia. Muy buen relato! Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Bueno, la comunidad de vecinos de antaño era algo muy diferente a lo que se ve ahora, me gustaba lo anterior, la evolución que a través del tiempo he apreciado no me gusta nada.
    Tu relato me lleva a aquellos tiempos en que la sociedad no estaba tan degenerada como ahora, había buena convivencia y se practicaba el respeto. La solidaridad también existía, ha sido muy agradable leerte, Noelia...
    La palabreja se las trae, cuando existía otra que todo el mundo la conocía, ya sé, todo evoluciona, es así.
    A mi me gustaba las normas de antes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Que condominio ni condominia! jajajaja me causo gracia la expresion, me recuerda a alguien muy querido de mi infancia; a mi abuela, precisamente. Tenia esas salidas, esos dichos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Ehhh...trampa!! 😜
    "Comumidad" no es lo mismo que "comunidad de propietarios". Es como "grupo" y "grupo de salvajes", ademas literalmente. Gracias adios, asi hemos tenido un poco de pzz, y buenos recuerdos. Te aplaudo. Las abuelas matrisrcas, que ponian paz en las disputas infantiles
    Besosss

    ResponderEliminar
  18. Ole y ole tú y aquellas comunidades que todas iban a una.
    Me alegro leer lo que has escrito sobre el Condominio.
    ¡¡¡SUERTE PARA ESTA TARDE!!!

    ResponderEliminar
  19. Me ha gustado muchísimo. Y me he acordado de mi propia comunidad de cuando era cría.

    ResponderEliminar
  20. Pues yo me apunto a vivir en una de aquellas antiguas comunidades y bien lejos de un condominio. Me encanta tu relato, besos.

    ResponderEliminar
  21. ¿Cómo fue todo?
    Que pases una buena noche.

    ResponderEliminar
  22. Se pierden los comentarios. Te decía que hay reuniones que dan para una novela entera :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. ¿Como sigues? espero y deseo que bien.
    Besitos muchos.

    ResponderEliminar
  24. ¿Habrá alguna comunidad de propietarios tranquila y sin problemas?

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. París no, patio. Maldito autocorrector.

    ResponderEliminar

Más PINTURERA en INSTAGRAM