jueves, 20 de enero de 2022

Un jueves, un relato (IX): Abrazos

¡Ya era hora de retomar los jueves de relatos!. Me tomé un descanso en Navidad para estar con la familia (lo relatos los escribo la misma semana que publico) y ya echaba de menos el reto de recibir un título y dejar volar la imaginación. 




El reclamo de hoy es "Abrazos" y lo trae con mucho arte Tracy Correcaminos porque precisamente mañana es el día mundial del abrazo. Sin pincháis en su nick podéis ver su blog y en él publicará todas las iniciativas enlazadas.


Es una manera muy bonita de leer otros relatos y valorar cómo de una propuesta pueden salir muchas y muy diferentes, ideas bonitas.
Y dicho esto, ¡al lío!

Abrazos.

-          - ¿Qué quieres ser de mayor, Sara? – Mientras auscultaba a su minúscula paciente, el doctor Hernández le solía dar conversación para distraerla. La verdad es que daba auténtica compasión ver su cuerpecito lleno de cicatrices, rodeado de cables y su cabeza sin un solo pelo.

Sara, que lo miraba a los ojos, se quedó un momento reflexiva.

Apenas fueron unos segundos, pero a su mente vino la imagen de aquella señora de la habitación de enfrente, desolada porque su hijo había perdido la batalla.

También recordó las profundas ojeras azules de su padre, llenas de preocupación cuando la venía a ver, todos los días, a la salida de su trabajo en el bar.

Pensó en aquel barrendero que todos los días veía por su ventana: un hombre delgado, con un cigarrillo eterno en la boca, colgando casi por arte de magia mientras barría triste, con los hombros hundidos y la columna encorvada.

Y terminó su recorrido en el propio doctor Hernández: de unos días a hoy el doctor parecía cansado, algo debía pasarle. Había unas finas líneas surcando su frente que aparecían por primera vez en todos estos meses, incluso en su barba corta y arreglada, empezaban a blanquear algunas canas.

- Cuando sea mayor, seré Mujer Medicina – Dijo Sara conectando de nuevo su mirada sin pestañas, limpia por el tratamiento y por la inocencia, a los ojos pardos del doctor.

- ¡Ah! – se sonrió el médico - ¿quieres decir doctora, médica… cómo yo?

- No, doctor Hernández – digo Sara, solemne y convencida – Quiero decir Mujer Medicina. Y mis medicinas, serán los abrazos.



Espero que te haya gustado.

Gracias por seguir en este viaje. 

 ¡A vivir!

41 comentarios:

  1. Me ha recordado cuando Alejandra estuvo en neonatos... le ponían las vías en la cabeza y era un horror... que mal se pasa...
    Buena medicina la de los abrazos.. curan y mucho.

    Buen relato!

    ResponderEliminar
  2. Los abrazos son la mejor medicina para el alma.
    Bonito texto, Noelia.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy, muy emotivo el relato.
    Me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
  4. No hay mejor medicina, y mi invidente lo sabe.

    Un abrazo, y feliz jueves

    ResponderEliminar
  5. Bonita reflexión la de la niña, un abrazo cura o ayuda a llevar las enfermedades mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Bonita historia con fondo de tristeza, esa que solo los niños saben alegrar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha parecido simplemente precioso.
    Cúando necesitamos esos abrazos.
    Uno para ti!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hoooola!

    Que bonito relato, que tierno, gracias por compartirlo :D

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  9. Muy tierno y a pesar de ser una niña, ya era DOCTORA porque sabía que los abrazos tienen un poder curativo incalculable.
    Muy emotiva tu participación, te la agradezco y voy a colgarla, no sin antes mandarte un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso, no sabía que se celebraba este día. Me gusta mucho la idea porque creo que damos (y recibimos) menos de los que deberíamos!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Muy bonito, a por el siguiente relato =)

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el relato, es precioso.

    Enhorabuena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Precioso y emotivo relato que le da la importancia que tiene a ese abrazo desde los ojos de esa niña que sabe lo que es el sufrimiento y que el abrazo el mejor bálsamo.
    Te ha quedado perfecto.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado. A vivir preciosa!! Un beso

    ResponderEliminar
  15. Los abrazos son como el aire; sin ellos nos sentimos extraños.

    Pues eso ¡ A vivir!...

    Un placer leerte. Abrazos por doquier.✔

    ResponderEliminar
  16. Ayyy créeme que con estos días que estamos viviendo en el trabajo...leerte relato es pura vitamina. Precioso y muy inspirador.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Yo soy muy de abrazar, es lo que peor he llevado con el Covid, el no poder abrazar a todo el mundo. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Me ha emocionado. Estoy muy tonta…
    El amor es la mejor medicina.
    Un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
  19. Jo dentro de tanta tristeza, los abrazos de esa niña nos están diciendo que nunca habrá nada que los pueda reemplaza y no solo entre seres humanos
    Precioso Noelia...
    Y por supuesto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola! me gusto mucho el relato, me pareció muy triste y bonita a la vez. Me gustan los jueves de relatos. Besos

    ResponderEliminar
  21. Qué bonito, es la mejor medicina, el abrazo.

    Te mando mi abrazo

    ResponderEliminar
  22. Muy bonito y la niña no iba mal encaminada, si cada enfermo cuando sale de la consulta su doctor le diera un poco más de cariño y menos tecnicismo, ayudara mucho, pero mucho . Gracias por tu relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Me hace mucha gracia porque yo soy Sara y 3 de mis amigas me llaman amiga Medicina, porque dicen que siempre consigo animarles. 😊😊😊Me gusta mucho tu historia, yo si puedo elegir también quiero dedicarme a eso.

    ResponderEliminar
  24. Muy bonito. Con una pregunta , una reflexión y una respuesta, has mo todo todo un relato lleno de contenido; como trabaja la cabecita de la protagonista .
    Abrazoo

    ResponderEliminar
  25. Hacen falta muchas mujeres medicina en este mundo para poder volver a recuperar la alegría y la esperanza. Un gusto leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  26. La mejor de las medicinas! Claro que sí! Hasta cada rato!

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué lindo es ser mujer nedicina dadora de abrazos!

    Vaya uno para tí, Noelia

    ResponderEliminar
  28. Y a curar se ha dicho... adoro la expresión mujer-medicina :)
    Bss

    ResponderEliminar
  29. Regalar un abrazo es la mejor medicina. Si a eso le sumamos una sonrisa, ¿qué más podemos pedir si es con la verdad del corazón y la caricia del alma?
    Un beso enorme, Noelia.
    Y un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  30. La niña sabía leer en el alma de las personas y que mejor que abrazos sanadores... Una preciosidad de la relato, besos

    ResponderEliminar
  31. Un noble propósito, es importante el ejercicio de la empatía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Bonita historia, un fuerte abrazo, la mejor medicina.

    Un abrazón.

    ResponderEliminar
  33. No hay mejor medicina que un abrazo
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Muy bonito relato, ojalá más personas con esa profesión, cuánto bien le harían al mundo!
    Besis

    ResponderEliminar

Más PINTURERA en INSTAGRAM