jueves, 23 de diciembre de 2021

Un jueves, un relato (VIII): Cuento de Navidad

Un jueves, un relato (VIII): Cuento de Navidad
Vamos con un nuevo relato juevero que en esta ocasión nos propone Mag desde la trastienda del pecado en esta entrada. El reclamo no podía ser más propio para estos días: "Cuento de Navidad".

Aprovecho también para contarte que los jueves de estas semanas de fiestas no sé si podré participar, lo dejaré abierto según mi disponibilidad porque voy a disfrutar mucho de días en familia.

¡Vamos al lío! 




-             - Nacho, ¿has visto al Niño Jesús?

-          - ¿Otra vez? ¿¡No lo habrá cogido el gato una vez más!?

-         - Pues no sé, porque tenemos esta puerta cerrada para evitar que tire todas las figuritas del belén, pero vete a saber si en un despiste de las niñas, que no paran de salir y entrar, se haya colado y haya hecho de las suyas.

 

El niño Jesús escuchaba esta conversación escondido en la oscuridad: se acurrucaba junto a la última pata del mueble de la televisión, aquella que quedaba casi inaccesible por estar pegada a la pared.

Le daba pena que culparan a Bolinche (este era el nombre del intrépido michi al que aludían Nacho y Adela) porque, a fuerza de proponer cada año su “personal visión de belén deconstruído” (esta mezcla de palabras la había tomado de un programa de cocina que veían las niñas cada noche, en adviento), le hacía hasta gracia. ¡Las que liaba el gato! El caganer en el río, los reyes debajo de los camellos, el molino volcado… ¡si incluso allí, en el recóndito lugar donde se escondía, había bolitas de porexpan de las que tanto gustaba esta familia de poner en el misterio, para regocijo de Bolinche que las esparcía por toda la habitación!

 

Pero no, él no se escondía del felino.

Se escondía de forma reivindicativa.

 

Otro año más: celebrar, comer, brindar por su nacimiento.

Y luego, en Marzo o Abril, confesar pecados, lucir cenizas, lamentar.

 

¿Para qué? Más de dos mil años en este ciclo, y la humanidad no había cambiado un ápice. ¿Qué sentido tenía? Envidias, irresponsabilidades, falta de empatía…eran las mismas lacras, año tras año, siglo tras siglo.

Ya lo decía la Biblia: su parte humana, lo hacía ser crítico y dudar y por eso andaba, emberrinchado, allí escondido, en la fría oscuridad, pensándose si en unas horas volvería a apostarlo todo por aquella panda de inconscientes…o no.

Un jueves, un relato (VIII): Cuento de Navidad 02


Espero que te haya gustado.

Gracias por seguir en este viaje. 

 ¡A vivir!

44 comentarios:

  1. No ha salido reivindicativo el niño, a ver si va a ser progre y la mitad del País se echa las manos a la cabeza..
    Divertido y con mensaje, me gusta.

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que se esconda.
    Las barbaridades que se han hecho en su nombre no tienen perdón galáctico.
    Desde exterminios hasta pederastia interminable.

    Tú has escrito: "Más de dos mil años en este ciclo..." y mi subconsciente ha leído: "Más de dos mil años en este circo...".

    En fin... eso es lo que hay.

    Besos.

    P.D.
    Las canas cada vez te quedan mejor.
    Palabrita del Niño Toro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo lo del circo, Toro.
      Gracias por tu palabrita, no hace falta que la des, sé de buena tinta que eres sincero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Como me gustan tus relatos. Normal que se esconda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me he tomado un descanso estos días pero espero volver a la vuelta.
      Besitos.

      Eliminar
  4. Si Cristo que nacerá mañana y morirá dentro de unos meses en Semana Santa, si viera lo que dejó, ni nacía, menuda mierda de mundo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Mientras su reivindicación no perjudique al gato, bien. Por cierto, como el gato se coma el porexpan, puede haber un problema serio, habría que hablar con esta familia.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es un gato de ficción, no creo que vaya a más la cosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno. Un relato con sabor navideño, donde El Niño Jesús cobra vida, donde se reivindica que La Navidad no es sólo para hartarse de comer y beber sin ningún otro propósito y si hay alguno bueno se diluye en esas fechas para volver a la carga de despropósitos el resto del año.
    Un buen mensaje con su pizca de humor y reivindicación navideña.
    Aprovecho para desearte una muy Feliz Navidad junto a tus seres queridos.
    Un abrazo grande y navideño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José Luis. Espero que tú también hayas pasado unos días muy bonitos con los tuyos.
      Besos.

      Eliminar
  7. ¡Holaaaa!

    Jjajaja que buena crítica, la verdad es que tienes razón ;)
    Muy chulo el relato y además muy acorde a la época, genial!

    ¡muchos besos y gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por apreciarlo con tu entusiasmo siempre, bonita!
      Besos.

      Eliminar
  8. ¡Afortunadamente se decide a nacer cada Año, aunque lo sigamos tratando igual!
    Feliz Navidad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Me ha resultado súper chulo, muy entretenido, me ha arrancado más de una sonrisa.
    Un besazo guapísima. Mis mejores deseos para ti y para tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rebeca bonita. Mis mejores deseos para ti, y para los tuyos.
      Besos.

      Eliminar
  10. Son tradiciones muy arraigadas, pero con un disparate de consumismo, ajeno a estos días, que cada uno los vive a su manera, por supuesto...

    Con mis mejores deseos para estos días.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo te deseo Franconetti!
      Habría que revisar ese despilfarro, sí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Por suerte, pese a nuestras falencias, cada Navidad aún persiste en renacer! Un fuerte abrazo y espero que tengas una muy feliz Navidad junto a los tuyos

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno, eso de que las figurutas cobren vida me encanta, como se nota por mi post. Que sean día felices, con gatos o perros al acecho de hacer de las suyas.

    Un abrazo, y feliz navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho que coincidamos en ese detalle.
      Un abrazo, guapa.

      Eliminar
  13. no me extraña que el niño jesús esté tan cabreado. muchos no entendieron bien sus enseñanzas, y se sacaron de la manga cosas que él no había dicho.
    que pases unas felices fiestas! besos a ti, y caricias a bolinche, que le echan la culpa de todo al pobre. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre gatito! Jajaja
      Un abrazo, espero que estés pasando unos días muy bonitos.

      Eliminar
  14. Lástima que le echaron la culpa al gato, pobre animalito. Pero hay verdad en esas acusaciones.
    Que tengas felices fiestas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces estamos muy, muy ciegos.
      Un abrazo y mis mejores deseos para ti.

      Eliminar
  15. Vaya Noelia, qué sutileza para dejar constancia del acontecer humano durante más de dos mil años y de qué vale el sacrificio y la utopía de cambiar la historia.
    ¡Fantástico!
    No obstante te sigo deseando Feliz Navidad porque sé que volverán a poner al niño como cada año y además abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Luz! Me emocionan.
      Mis mejores deseos para este nuevo año.

      Eliminar
  16. Y que gran verdad. Este año, en estas últimas semanas, he repetido mucho una frase y es que "la familia son los 365 días del año". Y como eso igual con respecto al nacimiento de Jesús ¿sabemos realmente que celebramos? O ¿ cualquier excusa es buena...y en Marzo ya se verá? Precioso cuento de Navidad.
    Felices fiestas solete, disfrútalas mucho!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que a veces perdemos la perspectiva.
      Espero que estés pasando unos días fantásticos, amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Pues si estamos como estamos y hacemos lo wue hacemos, teniendo la navidsd y semana santa, imaginate si no las tuvieramos. Si no hicieramos esos breaks anusles, para romper la monotonia, imaginate. Mientras sea para promulgar el bien y los buenos deseos , buenos son.
    Pasalo bien Noelia. Felices fiestas.
    Los tuyos estaran contentos ¡tenera a "Mamá Noelia" es casa...😜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja sí, "mamá Noelia" muy propia yo! Jajaja
      Espero que estés pasando unos días fantásticos, mis mejores deseos.

      Eliminar
  18. La verdad, Noelia, que somos la única religión que venera a un hombre crucificado y medio desnudo. Paradojas de la vida pero también están ahí los musulmanes que para Ramadán ayunan y rezan y creen que ya tienen los pecados perdados.
    La vida es una paradoja. El niño Jesús tiene razón pero me da que por mucho que se esconda no es inexorable al tiempo ni a las tradiciones. ¡Ay, si me hubiera hecho caso aquella noche en que tanto santo rezaba y él decía que no sabían lo que hacían! :-9

    Muchísimas gracias por acompañarme en esta dinámica que he tenido el placer de coordinar. He llegado tarde pero he llegado.
    Son días complicados por eso ya dije en la convocatoria que fuéramos pacientes.
    Un beso enorme y espero hayas pasado unos buenos días, disfrutando como deseas de tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es una paradoja porque el ser humano lo es, somos así.
      Espero que tú también estés teniendo unos días muy bonitos
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Un niño Jesús reivindicativo jajajaja Pero el pobre gato es el que se lleva la culpa de esconderlo *.*
    ¡Feliz Navidad, Noelia!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu relato, tienes buena mano escribiendo y la verdad es que me siento identificada con el niño Jesús reivindicativo.
    Felices fiestas hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo Cristina, me gusta mucho escribir.
      Besitos.

      Eliminar

Más PINTURERA en INSTAGRAM